Resetea la contraseña

header_image
Búsqueda avanzada

La Montaña Oriental

En esta zona, al norte de la provincia de León y en los límites con Asturias, Cantabria y norte de Palencia, se localiza lo que genéricamente podemos llamar “Montaña Orienta Leonesa”.

En esta zona geográfica es necesario diferenciar claramente al menos dos figuras administrativas de protección de la naturaleza como son: El Parque Nacional de Picos de Europa y el Parque Regional de Picos de Europa.

El Parque Nacional de Picos de Europa.

Es el primero de los Parques Nacionales creados en España y fue declarado como tal el 22 de julio de 1918 por el rey Alfonso XIII bajo el nombre de “Parque Nacional de la Montaña de Covadonga”. Inicialmente comprendía 16.925 Ha. El 30 de mayo de 1995 se amplió su extensión hasta las 64.660 Ha y pasa a denominarse como “Parque Nacional de los Picos de Europa” y finalmente el 3 de diciembre de 2014 se volvió a ampliar hasta las 67.455 Ha en la actualidad.

El territorio de Parque Nacional de P. de E. cuenta además con otras figuras de protección que denotan la calidad natural y paisajística de esta zona:

  • Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)
  • Lugar de Interés Comunitario (LIC)
  • Reserva de la Biosfera (2003)

Geográficamente está situado dentro de la Cordillera Cantábrica, abarca los tres macizos de “Picos de Europa” y su territorio se reparte entre las provincias de Asturias con 27.027 ha, León con 24719 ha y Cantabria con 15.381 ha. Sus límites naturales están marcados por los ríos que los bordean y recorren de sur a norte. El Sella al Oeste con el desfiladero de Los Beyos y el Deva al Este con el desfiladero de la Hermida. Y por el centro del macizo el Cares que forma la conocida como “Garganta del Cares” por donde transcurre la  “Ruta del Cares”.

En la provincia de León (24.719 ha) el Parque Nacional de Picos de Europa abarca los términos municipales de Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón al completo y exclusivamente.  Aquí se localizan las cumbres de mayor altitud y relieves más escarpados de la Cordillera Cantábrica (Torre Cerredo, 2.648 m.; Torre de Llambrión, 2.642 m.; Torre de Tiro Tirso de 2641, Torre Blanca de 2.619 m, Torre de la Palanca con 2614 m.  y Torre Santa de Castilla, 2.596 m.), junto con algunas de las cotas más bajas de Castilla y León (Puente de los Papos, en la garganta del río Cares, 320 m.).

Otros lugares de interés excepcional del P. N. de Picos de Europa en la provincia de León son el Monte de Corona, el “Chorco de los lobos”, las Majadas de Vegabaño, la “Vega de Liordes”, el refugio de “Collado Jermoso”  (el primer refugio de Picos de Europa), la Ermita de Corona, la Iglesia de Oseja de Sajambre, las escuelas de Soto de Sajambre (hoy convertidas en museo), sin olvidar los ya mencionados Desfiladero de Los Beyos y la “Garganta del Cares” en la provincia de León.

Los elementos geológicos más destacados en el Parque Nacional Picos de Europa se deben a la combinación de la acción glaciar con los macizos calizos que lo conforman. Así y gracias a la erosión de los hielos cuaternarios y la actuación de los ríos, entre otros fenómenos, se formaron desfiladeros como el de Los Beyos y la Garganta del  Cares, dos de las Hoces más espectaculares de España. Otras de las formas erosivas son las simas, localizándose aquí algunas de las más profundas del mundo donde acuden espeleólogos de todas las partes del mundo, los lagos glaciares o valles glaciares.

La riqueza de la flora y fauna de este entorno protegido puede verse en los distintos tipos de bosques, zonas de prados y/o pastizales así como en las zonas de roquedo.

En gran parte está condicionado por la diversidad climática pasando de un clima templado oceánico a un clima frío y extremo de alta montaña y por la diversidad de suelos y litologías.

Predomina el bosque atlántico caducifolio (hayas, roble albar,acebos, avellano, fresno, abedul, arce …) y pequeños bosques de carácter mediterráneo (encinas, quejigos, sabinas, madroños, etc)

Uno de los bosques de mayor diversidad es el conocido Monte de Corona que en su momento fue la única masa forestal de importancia en el antiguo Parque Nacional de la Montaña de Covadonga en León.

La riqueza faunística del Parque Nacional se puede describir como excepcional porque en él está representada toda la fauna cantábrica. Uno de los animales representativos de este Parque Nacional es el rebeco, pero cuenta con especies como el lobo, el ciervo, el corzo, jabalí, tejon, gineta, liebre, perdiz parda, acentor, treparriscos, gorrión alpino, pico mediano o escarabajos únicos en el mundo como la rosalía alpina …etc y sobre todo con especies protegidas como el urogallo cantábrico o el oso pardo.

Dentro del Parque Nacional de Picos de Europa discurren un total de 30 rutas homologadas de Pequeño Recorrido (PR). Las posibilidades de disfrutar del senderismo en este espacio son numerosas a lo largo del año pues muchos de estos senderos están diseñados para realizarse con bicicletas de montaña, esquís de travesía, raquetas o crampones y piolets.

Entre los recorridos más conocidos se pueden citar la Ruta del Cares, La Senda del Arcediano o Sendero Histórico GR-1, que une Ampurias (Gerona) y Finisterre (La Coruña) que circula por dentro del Parque Nacional a lo largo de 62,5 Km, así como calzadas romana, Reales Cañadas, viejos caminos carreteros o secretas veredas por las que maquis y guerrilleros camparon años atrás.

El Parque Nacional cuenta en el territorio leones con un rico patrimonio cultural representado por iglesias, molinos, batanes, fraguas, toriles, casas blasonadas, romerías y una rica y variada  gastronomía en la que podemos destacar el cocido, las legumbres, las carnes, la cecina de cabra, los embutidos y especialmente los quesos que siempre se elaboraron de forma artesanal y de la misma manera en toda la zona de Picos de Europa (Asturias, León o Cantabria) y que por razones poco explicables sólo Asturias puede denominarlo como “cabrales”.

El Parque Regional de Picos de Europa

se creó  por Ley de 18 de julio de 1994 y abarca una superficie de 120.760 Ha. que se extienden por los términos municipales de Acebedo, Boca de Huérgano, Boñar, Burón, Crémenes, Maraña,  Prioro, Puebla de Lillo, Reyero y Riaño situados hacia el sur de la superficie ocupada por el Parque Nacional Picos de Europa del que está diferenciado administrativa y territorialmente desde el 2014.

Territorio de extremismos, que pasa del valle profundo a altitudes de más de 2000 m en apenas unos cientos de metros de distancia, abrupto y de fuertes pendientes, en sus arroyos y bosques, en sus prados y riscos, se refugian y perviven seres olvidados ya en muchos lugares y patrones culturales únicos. La actividad humana ha contribuido de forma importante a estructurar un paisaje único que se configura a partir de los núcleos urbanos (pueblos) rodeados de las zonas de cultivo (agricultura tradicional y de subsistencia), los prados de siega, para continuar casi siempre en la zona de bosque a la que se superpone en altitud los puertos de  montaña donde convivían el ganado vacuno, caballar y los puertos donde en verano se alimentaban los numerosos rebaños de merinas trashumantes y más arriba aún, montañas de caliza, conglomerados, cuarcita y areniscas. Vida en presente, parte de nuestro pasado y un referente para el futuro. Pero aquí hay mucho más que paisaje, hay siglos de historia escritos en los pueblos, en los valles, en las iglesias, en las cabañas de los puertos y en sus caminos pero también en sus gentes, unos pobladores que, a lo largo de siglos, han compatibilizado su vida con la conservación de la naturaleza. Unos pobladores sin los que estas tierras no serían como son hoy en día.

Entre las cumbres a destacar dentro del Parque Regional de Picos de Europa cabe destacar aquellas que componen el Macizo del Mampodre (La Cruz, La Polinosa, El Mediodía), Pico Yordas o Burín, La Peña de Las Pintas, El Coriscao, El Gilbo y un buen número de ellas que sin llegar a la importancia de las cumbres de Picos de Europa si ofrecen al visitante un gran reto.

En el Parque Regional nos encontramos lugares emblemáticos como el Valle de Hormas (Riaño) con sus bosques de roble albar, el pinar de Lillo, el Sabinar de Crémenes y un gran número de bosques de hayas distribuido por todo el espacio del parque que nos proporcionan un paisaje multicolor especialmente en Otoño. Valles y puertos de alta montaña que acumulan un legado de historia y costumbres, de tradición, de forma de vivir que proporcionarán al visitantes recorridos inéditos y de gran belleza  entre los que podemos mencionar: Mostajal, Luriana, Naranco, Lechada, Salceda, Guspiada, Valponguero,  Misón, Mental, Mirva, Tejedo, Llorada, Bioba, Riosol, Valcarque y Cebolleda, Valle de San Pelayo…

Los hayedos son el bosque principal del Parque Regional.  Salpicando a estos, entremezclándose con ellos crecen los acebos, que ocupan los valles reverdecidos; los tejos, que crecen en los barrancos umbríos y los robles, que ascienden por las laderas de sus montañas descarnadas. El abedul está representado por bosques que forman el límite natural de los hayedos silíceos de la zona. En el Parque Regional se encuentran representadas todas las especies del bosque atlántico.

En el territorio del este Parque Regional nacen algunos de los ríos más importantes de la provincia de León que luego servirán para regar, aguas abajo, las tierras más llanas. Estos ríos son el Cea, el Esla y el Porma pues tanto el Sella como el Cares que también nacen en León, lo hacen en el Parque Nacional y corren directamente hacia el Cantábrico.

La Fauna.- Entre sus riscos habita el rebeco, en los tupidos bosques los corzos y los lobos, con presencia ocasional de osos que siguen visitando estos lares como antaño. En el Parque habitan más de 100 especies de aves, entre las que destacan el urogallo, el picamaderos negro, el buitre leonado, el águila real, el alimoche y el ocasional pero cada vez más frecuente quebrantahuesos.

Como patrimonio cultural destacan la Iglesia de Lois (Catedral de la Montaña) y otras que sin llegar a la importancia de ésta albergan un patrimonio constructivo, bibliográfico, pictórico y de esculturas de gran importancia. Los Hórreos que mantienen una buena representación en Prioro, o los museos de la trashumancia en Prioro, el etnográfico de Riaño y los Chozos de pastores con sus “majadas”, construcciones simples pero de suma importancia en la vida de estas montañas. Los molinos harineros y bataneros

Los valores que justifican su declaración.- Es uno de los enclaves montañosos más sobresalientes de la Cordillera Cantábrica, con un alto interés botánico, zoológico, geológico, geomorfológico y paisajístico.

Figuras de Protección:

  • Zona de Especial Protección para las Aves (desde 2000).
  • Lugar de Interés Comunitario (desde 2004).
  • Plan de Recuperación del Oso Pardo.
  • Zona de Especial Protección para el urogallo cantábrico.
  • Zonas Naturales de Interés Especial (Ley 8/91 CyL).
  • Zonas Húmedas Catalogadas (Lago de Isoba, Lago de Ausente, Lagunas de los Hoyos de Vargas, Pozo Butrero).
  • Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia (Haya de Valdosín, Espino Maetero de Villardefrancos, Roble del Sestil de la Mata).

En el espacio geográfico que suele denominarse como Montaña Oriental Leonesa se puede incluir también la zona alta del río Curueño, ayuntamientos de Valdelugueros, Valdepielago, La Vecilla. El Valle de Sabero, el territorio desde Cistierna hacia el norte, el ayuntamiento de Valderrueda y Morgovejo. Un espacio geográfico que bordea al Sur y Oeste del Parque Regional de Picos de Europa que ampliaría el territorio de los Parques Regional y Nacional de Picos de Europa y que mantiene gran parte de las características de estos espacios anteriores.

Aquí podemos encontrar El Museo de la Minería y la Siderurgia de Sabero o el de la Fauna Salvaje en Valdehuesa.

Los aficionados al deporte encontrarán en esta amplia zona geográfica la estación de esquí de San Isidro, los pantanos del Porma y de Riaño, el circuito de “Aguas Bravas” de Sabero en el río Esla para la práctica de deportes náuticos, y numerosas rutas de senderismo que cruzan cascadas y puentes romanos por los valles del Curueño, el Porma, el Esla o el Cea, recorren bosques y riberas y acceden a cauces fluviales donde practicar la pesca.

EN ESTA ZONA ALETUR TE OFRECE:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar